Historia de G5

LA COLABORACIÓN DUFFAUT-LE RIBAULT

En 1982, el químico Duffaut y el Dr.  Le Ribault se conocen en un encuentro científico en Burdeos. El primero llevaba trabajando años en una molécula sintética de silicio orgánico. Le Ribault dispone de un material de microanálisis muy sofisticado, ya que acaba de crear el famoso laboratorio de microanálisis « CARME ». Inmediatamente, los dos investigadores empiezan a colaborar en la aplicación terapéutica de los compuestos orgánicos de silicio.

Un año después, la colaboración de los dos científicos conduce a la síntesis de una molécula muy eficaz en el tratamiento de enfermedades virales: es el G4, llamado DNV, obtenido al añadir hiposulfito de sodio. Durante casi una década, Duffaut y Le Ribault acumulan pruebas de la gran eficacia de los compuestos orgánicos de silicio en el tratamiento de un elevado número de afecciones, ocupándose, con o sin colaboración de médicos, y siempre gratuitamente, de centenares de pacientes, e intentando año tras año perfeccionar sus preparados.

cms-img

Observan que una nueva molécula, testada desde hacía tres años, presenta la ventaja concluyente de no necesitar medicamentos añadidos para reforzar su efecto: por sí sola era más efectiva que las anteriores y por tanto, totalmente estable.

Con el tiempo se demostrará que se mantiene estable durante años y, más adelante, que puede administrarse por vía oral. Su toxicidad, gran problema en todos los tipos de silicios anteriores, es equivalente a la del agua. La molécula monometilsilanotriol del silicio orgánico es atómicamente inestable en el sentido de que se está constantemente reorganizando, pues posee un alto poder vibratorio.

Poder estabilizar una molécula tan lábil constituye el gran avance de esta fórmula. La otra mejora y una de las razones de su eficacia es su gran pureza. Le Ribault consigue una molécula totalmente orgánica, purificada, sin contaminación de silandioles ni otros compuestos que inevitablemente se encontraban en los preparados anteriores.

Este producto pasó a denominarse silicio orgánico de 5ª generación (G5) al ser el trabajo que culminaba 4 etapas anteriores de intentos de estabilizar moléculas orgánicas de silicio.

El monometilsilanetriol, estabilizado ha demostrado su eficacia terapéutica